8 MAYO 2019

EL DESNUDO DE LA PANDEMIA

Es mentira que una vida sin conflictos sea felicidad. La vida significa ser capaz de gestionar los conflictos y proveer de un conjunto de estrategias, herramientas y actuaciones que nos permita enfrentar los conflictos cuando recién se están iniciando. Es decir, escuchar las necesidades de los individuos, de los colectivos, de los pueblos, de las sociedades para que una necesidad no se convierta en un conflicto, un conflicto en un problema y un problema en una crisis. Aquí en Cataluña y España las autoridades tienen mucho que decir en relación a las defunciones en las residencias de abuelos. Algunas de estas desde hace muchos años atrás venían siendo denunciadas por su mala gestión y su falta de control y capacitación del personal socio – sanitario. Desgraciadamente, estas no eran competencia del sector salud.
Ahora mismo en el Perú, ubicado en América del Sur se está viviendo y gestionando el coronavirus con un sistema sanitario que ha tenido que responder tal cual es su realidad socioeconómica y cultural, totalmente diferente a la de los países del primer mundo. Para ilustrar la situación hablaré de la bonita ciudad de Chiclayo, ubicada en la parte norte del país, ciudad donde nací. Quiero hablar de la precariedad de las condiciones en que trabajaban las obstetras, enfermeras, médicos… y la falta de camas para atender a los pacientes en los centros hospitalarios, que desde años atrás vienen trabajando en estas condiciones y hoy más que nunca quieren resolver las autoridades. Al parecer por fin serán escuchados en parte sus demandas ante este escenario de desborde y descontrol de los centros hospitalarios. Se tiene que denunciar la falta de intervención de los gobiernos locales para decomisar guantes y material sanitario. No puede ser posible que los mismos sanitarios se tengan que comprar una caja de 100 unidades de guantes a 250 euros cuando su precio normal es de 10 euros, que por cierto tendría que haber sido asumido por el estado. Es triste que un país como Perú que lucha para tratar de disminuir la pobreza económica, la medicación que es un bien común de esencial necesidad básica y vital para las personas sea el país donde la medicación es la más cara del mundo. No es posible que un país tanto rico en plantas medicinales como lo es Perú tenga que comprar fármacos e  insumos en China y que todos los países el mundo tuvieran que esperar que se les tengan en cuenta en la lista para acceder a la compra  de mascarillas y mucho más, cuando el Perú es un país tan rico en recursos naturales donde pueden perfectamente producir incluidos y los propios países del primer mundo que se vieron a la merced de la productividad China.
El Perú tiene excelentes profesionales capaces de innovar y crear y que en estos momentos más que nunca se les ha de valorar para seguir creando respiradores y apoyar al producto nacional. Lamentablemente una vez más, las sociedades y sus sistemas por tal de enfrentar la crisis producto final de situaciones conflictivas desde años atrás sin atender, DIERON RESPUESTA DE FORMA REACTIVA. Creo que como sociedad tenemos que aprender que de los conflictos nace el cambio social y a su vez aprender que es necesario atender antes las necesidades para que no caigamos en crisis como las que ahora estamos viviendo mundialmente .
La falta de educación y concienciación en la población por tal de mejorar la circulación del transporte, de los peatones, la distribución y control de la venta ambulante, la falta de mantenimiento de los mercados en especial en el mercado mayorista Moshoqueque el segundo más grande del Perú es una tarea social pendiente y es ahí el rol importante que juega la educación y estamos fallando en eso y va también para todas las sociedades del mundo. En este sentido considero que una gran parte del sector de la población lambayecana aún no se ha visto atendida primeramente por los gobiernos locales qué no han sido capaces de realizar un análisis global de la situación real del departamento trabajando sus necesidades y acabar con la violencia social e institucional versus a nuestro pueblo.
Se tiene que trabajar la violencia cultural, señores el lenguaje construye pensamiento. No podemos permitir más corrupción ni tampoco permitir calificativos como por ejemplo ¡Las autoridades Chiclayanas todos son unos corruptos! ó ¡Para que vamos enviar donativos allá si se roban todo! o ¡Chiclayo es un atraso! ¿Qué hago con esos burros del Norte? ¡No podemos hacer nada es así!… Las creencias religiosas, políticas que son diversos hilos invisibles que naturalizan costumbres, tradiciones , humor, etc. que tienen efectos negativos sobre las oportunidades de supervivencias, bienestar , identidad y/o libertad de las personas. Y esto, está tan interiorizado en cada uno de los individuos que sin darse cuenta toman como humor normalizado una violencia social enraizada.
Estas expresiones se utilizan para legitimar una violencia estructural social que producen distribuciones inequitativas del poder y de los recursos. Que continua afectando la satisfacción de las necesidades humanas básicas.
Es momento de crecer como sociedad municipal, departamental y regional. Es momento de hacer crecer la producción y consumo del producto local como por ejemplo aprovechar los beneficios de la algorrobina con sus propiedades medicinales para la anemia, la tos, infecciones virales, antibacterianas, antialergicas, etc. El zapallo loche que solamente crece en nuestra zona cuenta con alta cantidad de vitaminas y minerales, que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, un excelente antiflamatorio natural, etc. Lambayeque con el 31.7% de superficie que produce caña de azúcar puede ser aprovechada para producir alcohol. Es el momento de enraizar el trabajo de la PROVENSIÓN desde pequeños colectivos para que un conflicto no se convierta en una crisis.
Es el momento de entender que es vital legislar el control del precio de los medicamentos como antes cuando estaba el instituto peruano de la seguridad social y que esté totalmente asociado a una banca ética sin monopolios farmacéuticos.

2 thoughts on “AMÉRICA LATINA

    1. Lamentablemente, si. Creo que los seres humanos no sabemos vivir en diversidad. Y digo diversidad en todos los ámbitos no es bueno para una nación que todos pensemos igual y si se busca eso es caer en autoritarismo y sería muy lejano a una democracia sin buscar conceso y pactos por un verdadera bien al país y la eliminación de la inequidad social y económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *