12 de abril 2021

Elecciones 2021 Perú.

Este último domingo las Elecciones Presidenciales y del Congreso Peruano dejó una vez más, su claro mensaje de hartazgo ante la situación en que se encuentra el país. Sin duda el porcentaje más alto se lo lleva el colectivo de personas que durante décadas han sido totalmente invisibilizadas, sin ser gobernadas en su nombre, sin ser escuchadas, con servicios públicos de la peor calidad. Es la prueba de la incomprensión de una realidad latente y que desde hace años atrás los peruanos conscientes, sabemos que el Perú necesita un cambio urgente y ese es el mensaje que nos dejan las urnas como consecuencia de la absoluta ineficiencia de los agentes políticos de cada gobierno de turno, que cada vez se han subido al poder para poner a sus partidistas y no a profesionales capaces y calificados para gestionar las instituciones públicas del estado. Los resultados han cambiado el centralismo de los votos capitalinos por el poder decisivo de los votos de los andes, ese es el cambio político que a partir de ahora se generará en el Perú. Por lo tanto, es ahora cuando toca sentarnos todos en una sola mesa y tener una visión compartida a partir de las necesidades de todo el pueblo peruano y tratar de cerrar las brechas sociales inamisiblemente existentes. Donde más allá de nuestras diferencias sea primero el amor a nuestra patria y a los seres que cada día se están muriendo. Es necesario que seamos capaz de analizar el mensaje de las elecciones y de estas mis reflexiones que desde hace varios años atrás vengo modestamente compartiendo, deseando sea recibido con inteligencia. Lo que se pide es consenso para gobernar y cambiar las cosas. En el Perú el 60% de la producción se realiza informalmente; 40% de la fuerza laboral esta autoempleada en microempresas informales; y sólo el 20% de la fuerza laboral está afiliado a algún plan de pensiones formal, incluso si se incluye a aquellos trabajadores que trabajan para empresas grandes. Perú no puede seguir siendo el rey del trabajo informal, del comercio informal, de la pesca informal, el transporte informal, la minería informal, etc. Por que ello alimenta el trabajo precario sin derechos y deberes laborables. ¡No pues!, el 70% de la población vive de la venta de cada día y de la informalidad económica. Informalidad que ha surgido del alto costos que genera para muchos pequeños comerciantes ceñirse al marco legal y normativo del país y cuyos beneficios o ganancias serían muy bajos en relación al coste de vida. Es decir, en términos coloquiales, no me ciño a lo formal ya que cuando pago al estado me queda poquito. El sector agrario actualmente también conduce a la informalidad, pues tampoco cuenta con un sólido marco legal y normativo para el cumplimiento de contratos relevantes y valiosos. El Perú necesita mejorar las reglas de funcionamiento de los mercados, es decir, la forma de cómo se relaciona el estado con el sector económico y laboral privado para que no siga habiendo corrupción. Los impuestos evadidos por toda una vida de muchos comercios que hacen empobrecer más al estado y el monto tan bajo de impuestos que pagan los grandes capitales y que saben que es una maléfica realidad lo que está pasando y aun así no quieren perder ni un céntimo de sus ingresos. Estar en la formalidad dentro de un marco legal y normativo flexible y equitativo con la informalidad económica peruana elimina la posibilidad de tener que pagar sobornos y evita el pago de las tarifas a las que suelen estar expuestas hoy en día las empresas y pequeñas empresas que operan en la informalidad. Hoy en día se requiere de un marco legal y normativo estatal y gubernamental de calidad y donde su presencia y control del estado sea sólido.

Es urgente que el estado tome las riendas del control, decretando excepcionalmente la intervención de empresas o servicios públicos y privados, como se ha efectuado en países europeos tanto de derecha o socialista, quedando el gobierno al mando bajo las órdenes directas del ministerio de sanidad por tal de asegurar el suministro de los medicamentos, test, indumentaria, respiradores, etc.  Bajo los criterios de equidad y cohesión. Necesita tomar las riendas de las centrales mineras para llevar oxígeno a todos los hospitales peruanos. Espero sea este un periodo para reflexionar que el estado necesita tener el mejor servicio público humano y de calidad para la sociedad. Para ello tendrá que ofrecer salarios justos a todos los maestros, policías y trabajadores de la salud y no incentivos desde iniciativas aisladas. Deseo que este periodo de espera hasta la fecha de la segunda vuelta no sea el periodo por la defensa de los grandes intereses del crecimiento económico con inequidad en el país, ni la de la búsqueda de 15 minutos de gloria de algunos agentes políticos. Esperemos sea el periodo para grandes consensos y acuerdos por el Perú. El dos por ciento de la población que gana 3,500 dólares al mes no pueden seguir controlando al 98 por ciento del resto del país.

2 thoughts on “AMÉRICA LATINA

    1. Lamentablemente, si. Creo que los seres humanos no sabemos vivir en diversidad. Y digo diversidad en todos los ámbitos no es bueno para una nación que todos pensemos igual y si se busca eso es caer en autoritarismo y sería muy lejano a una democracia sin buscar conceso y pactos por un verdadera bien al país y la eliminación de la inequidad social y económica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *